lunes, abril 17, 2006

La Pantuxa

Cogió el nombre, porque allí vivió muchos años la madre de Giordano el barbero. ocupaba un hórreo que luego fue vivienda para La Riberana, posteriormente allí vivió Miguel y su esposa Aurina con sus hijos Nini, Teresa, Matilde y Beltrán, Los bajos de éste hórreo estuvieron los últimos años habitados por familias gitanas todas muy arraigadas en el barrio y muy bien consideradas, como las de el Biter, el Maninas, la Niñona, el Luis, el Mendao, la Visita, el Chan, el Antonio, los Jiménez, los Vargas, y muchas más, todas con sus antecesores y sus correspondientes churrumbeles que no solían ser pocos.

(Era todo un espectáculo poder contemplar y escuchar por las noches a estas familias gitanas todas unidas, ante una gran hoguera que hacían en plena caleya, cantar, tocar la guitarra y hacer palmas, saliendo a bailar desde los mas ancianos a los mas niños, y así todos los días del año, por lo que parecía que en lugar de estar en Oñón, estábamos en “el Rocío”)

En el lateral vivía Felipe García y su esposa Elvira, sobrina de Valerio el medio ala del Racing de Mieres, y sus hijos Tati, Jorge y Berta. también María la abuela de éstos. (posteriormente se mudaron al Ultramar)

Al principio de la caleya estaba Adela “La Novala”, Maruja con su marido Paco, Eusebio, luego Aurelio y Consuelo, con su hija Pepina sus sobrinos Lala y Ramón, y sus nietos Gerardo y José Luis Álvarez Lauret.
(Lauret es un gran conocedor y mejor intérprete de las leyes jurídico-laborables y fiel asesor y colaborador desinteresado de los trabajadores, tanto activos como pasivos)

En la parte de arriba, Eudoxia “la Gallega” con sus hijos Nair y Josefa, también Agustín, y Julia, cerca Lucinda, Carmucha, Pepe “el Areneru” con su esposa Lola y su cuñado Elicerio. Bernarda la Cazurra con sus hijos. Luego Presenta, Guillermo, Agustín, Pedro, María Luisa, Antonio y Catalina.

Al final y dando la vuelta, Gabina con sus hijos Gelita, Julia, Mercedes, Tolo, Juan, también Pili y Alfredo hijos de Mercedes (Alfredo falleció en un desgraciado accidente de moto en el barrio de la Peña) en el piso de arriba Emilio el “barberu” y Carmen la Corralina, en la misma planta Remedios y su hija Mª Luz, enfrente Tudela y su esposa, cerca Socorro la carnicera, La Morana y Fernando Cortés, Sole y Juan, Josefina y Eladio con su hija Josefina, Telva , Adela y Laureano, en el piso de arriba Luzdivina “la Riberana” y su esposo Isabelino con sus tres hijos, Mary casada con Pepe, Miguel y Luis.
Cerca de la carretera, la familia de Marcelino Ferrera y Teresa con sus hijos Gelina, Lolo,Tina, Morina, Pepín, Rosita y Luis, también allí, Julio Yánez y Teresa con sus hijos, Genoveva, Teresa, Santiago, Julio y Pepín.

***
“Oñón siempre fue un barrio abierto, tolerante y hospitalario”

3 comentarios:

consuelo dijo...

En esa caleya, nací hace ahora 47 años, y de ella tengo los mejores recuerdos que uno pueda imaginar. Cuando Marina la mujer del Gallo dejaba a la pequeña al cuidado de mi madre, y , no dejaba de llorar hasta que se le impregnaba el chupete en azucar, o cuando ibamos a casa de Mª Luisa a ver la tele, de los gritos de Marisa cuando se ganó Eurovisión, de las noches de cachondeo en mi casa la noche de reyes, y yo sin enterarme. Caray cambiaría muchas cosas por un sólo día de aquellos en el nº 77.

Marinina dijo...

Conocí de muy pequeña, viviendo aun en lo que llamaban los mios "la Casa de allá",que es la que estaba frente a la casona de Vital Aza por un lado, y por otro a la de los Martinín,donde yo nací, a una mujer que se llamaba Adela, cuya madre, Telva, yo también conocí cuando mi prima Maruja me llevaba a su casa, creo que en Ultramar. La Adela a la que me refiero la conocí cosiendo en mi casa, sentada ante la máquina en aquella gran galería que daba a la huerta que más adelante se convirtió por la gran riada en lo que llamaron "la Playa negra"...Yo no tendría más de tres años cuando me quedaba extasiada viendo a Adela coser y cómo al dar el pedal todo el entramado de la rueda desaparecía por la velocidad de vértigo con que era impulsada...y yo, que no cesaba de ir de travesura en travesura, curioseando acá y allá en todo lo que me llamaba la atención, ignorante de las graves consecuencias que me podía traer,metí un dedo por la rueda en cuestión en el momento preciso que más velocidad llevaba. Ante mis gritos de dolor Adela paró en seco el pedal con un susto de muerte...El caso es que solamente se quedó ahí ya que,por puro milagro, no trajo mayores consecuencias pues el dedo no se rompió. Sé que estuve en su casa y conocí a su madre Telva.. y que Adela me llevó un día con ella a visitar a un hombre que estaba ingresado en un hospital creo que relacionado con Fábrica de Mieres...y es posible que éste hombre se llamara Laureano. A esta Adela de la que hablo, la tengo en una fotografía de grupo junto a mi prima Maruja, hecha un tiempo más tarde en el jardín de la casona de Arroxo, a la que en su día pasamos a vivir.

Silvitafer dijo...

Mi padre es Luis Ferrera, hijo de Marcelino y Teresa. Encontrar este blog ha sido maravilloso, que puedas recordar todos los nombres de las familias es algo que me maravilla y que nombres a la mía no tiene precio. Le hare saber a mi padre de ella y estoy segura de que sera para él un descubrimiento único. Saludos y mil gracias por tus palabras.