domingo, enero 29, 2006

-Viejos recuerdos

“Eran épocas de corazones nobles, donde todo era compartido.

Recordando aquellos años…a pesar de todas las carencias, nuestra vida transcurre como la de cualquier niño de la época que nos tocó vivir, llegamos a plena adolescencia cargados de historias, ahora dispuestos a revivir esa mezcla de viejos recuerdos, que surgieron del mundo de afectos en que vivíamos.
Teníamos nuestro grupo de amigos, ”inseparables amigos”, que al final lo serían por el resto de la vida, y como toda lógica, en un barrio donde los chavales aprendimos las cosas de la vida muy prematuramente, y que en muchos casos son útiles con el correr de los años, y así todo se va tejiendo en torno a una red de sentimientos y sensaciones que con el tiempo se hacen mas emotivas.


Dicen que eramos pobres, pues yo nunca lo note.
Yo era feliz en mi mundo, de aquel barrio que adore.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un amigo mio tiro al rio San Juan a la altura de Oñón, un anillo que le habia regalado la novia cuando se enfado con ella.

mimines dijo...

Menuda idea mas genial, asi refrescamos la memoria

mimines dijo...

La mi hermana cuenta que cuando yo naci, mi madre le dijo que me trajo una cigueña en una cesta; y que la cesta la habia tirado al rio.diz que salio corriendo y que paso toda la tarde esperando con sus amigos a que bajara la cesta por el rio. Coses de crios.Y otres histories de oñon y su rio.

M... dijo...

A mí lo que me decían en mis primeros años de infancia allí, por el barrio de Oñón, es que me había recogido mi madre en la huerta, debajo de una lechuga...
Y justo por detrás de la huerta de mi casa, separado por un muro, corría el río San Juan...negro por los restos de carbón que arrastraba...Tan negro, que cuando se desmandó la riada por las intensas lluvias en el año 1943, inundó a su paso mi huerta dejándola arrasada y negra como el mismo negro río...Y se llamó a todo lo que había inundado "la playa negra"...Y, por lo menos un año, y posiblemente alguno más, se pusieron allí las barracas, (le llamábamos los caballitos)cuando venían a Mieres durante las fiestas de San Juan.